JUEVES DE MÚSICA: «Los términos de mi rendición»

En pleno confinamiento por COVID en mayo de 2020, cuando se mezclaban miedo, rabia y tristeza como si de una misma emoción se tratara, cuando pasábamos de una a otra emoción sin pararnos demasiado a mirarlas, cuando los días empezaron a parecer todos iguales y muchas personas dejaron de soñar, llegaba “Los términos de mi rendición”.

Enrique Ortiz de Landázuri Izarduy, Bunbury, nos regalaba esta maravillosa balada repleta de melancolía. Pareciera como si, de pronto, el mundo nos recolocara y pasáramos de vivir en sociedad a vivir (obligatoriamente) en familia, quienes teníamos la suerte de tenerla. Muchas personas tuvieron que aprender a sentir la soledad.

Ésta es una canción que invita a la reflexión y, de hecho, el mismo autor la hace al inicio del vídeo:

«Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentar sólo los hechos esenciales de la vida,

ver si podía aprender lo que tenía que enseñar,

y no descubrir, en el momento de morir, que no había vivido».

Henry David Thoreau

No me detendré demasiado porque habla por sí misma y cada cual con su propia historia y desde su propio momento la sentirá como esperanza, desencanto o quizás indiferencia… de lo que estoy segura es que os hará pensar ¿y de eso se trata, no?.

La única forma que conozco de alcanzar un mayor bienestar es empezar por nosotras mismas y la situación por la que atravesamos quizás nos haya puesto de manifiesto asuntos que teníamos enterrados o nos habíamos auto vetado.

Pronto iremos volviendo a la normalidad y ojalá no olvidemos, ojalá aprendamos que “el romper de una ola no puede explicar todo el mar”.

Ojalá dejemos de auto explotarnos convenciéndonos que es lo que necesitamos para realizarnos.

Ojalá volvamos a  abrazarnos sin miedo.

Ojalá podamos mostrar la curvatura de nuestros labios al sonreír, sin olvidar que aprendimos a sonreír con los ojos.

Ojalá no olvidemos.

LOS TÉRMINOS DE MI RENDICIÓN

Ahora que uno se explota a sí mismo
Y cree que está realizándose
Que los extraños te tratan como a un amigo
Antes era un coloso, ahora un vampiro
Y escribo
Con el desorden
De la urgencia
Sé que el romper de una ola
No puede explicar todo el mar
Y he renunciado a demasiado
En los últimos años

Realizando
Un esfuerzo total
Para un modesto resultado
Sé que lo que es normal para la araña
Es el puto caos para una mosca
Y que es difícil derrotar
A alguien que no se rinde
Hoy escribo
Con el desorden
De la urgencia
Sé que el romper de una ola
No puede explicar todo el mar
Y he renunciado a demasiado
En los últimos años

Realizando
Un esfuerzo total
Para un modesto resultado
Sin desviarse de la norma
El progreso no puede avanzar
Pero ningún placer
Parece que dure lo suficiente
Si sigo aquí
Tumbado en el parque
Me da la impresión
De que no me pierdo ya nada

A mi amiga M.ª Ángeles, que aprendió a escucharse 💜.

* Artículo respetuoso con la diversidad. Intento utilizar lenguaje inclusivo y no sexista siempre que me es posible. He decidido minimizar los desdoblamientos y el uso de x, @, / para facilitar su lectura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s