Jueves de Música: «EL POETA HALLEY»

La música tiene para mí un poder infinito, es capaz de llegar a lo más profundo, tocar mi alma y deshacer nudos, hacerme reír y llorar, vibrar y tomar tierra, enloquecerme y calmarme

Y es que la música me acompaña a cada paso.

A través de ella viajo y, viajo mucho (en estos tiempos es importante😉); puedo viajar al pasado e incluso ir decidida hacia el futuro; lo que más disfruto es cuando me ayuda a palpar el presente, puedo verlo nítido y agarrarlo fuerte. A través de ella puedo conectar con mi rabia o con mi amor más sincero.

Love of Lesbian, consigue hacerme pasar por muchas estaciones y hoy he decidido pararme en esta: la de la inspiración, la del ir y venir, la de la inseguridad y el atrevimiento.

Santi Balmes, el cantante de la banda, contaba cuando lanzaron “El poeta Halley” en 2016 que era como un canto a la inspiración, un álbum para escuchar sin prisas.

Y es que buscar la belleza, el bienestar, el amor… conlleva caminar despacio y atravesar el miedo.


¿SABÍAS QUE…?

El nombre de la banda «viene dado por una anécdota del cantante, el cual, sin querer, grabó una película pornográfica de lesbianismo donde anteriormente estaba filmado su propio bautizo, motivo por el cual sus relaciones familiares sufrieron una temporal crisis de identidad.». Eso cuentan en su web oficial, sin embargo, en muchísimas ocasiones han admitido que tan solo fue una «estrategia» para atraer al público y nada hay de cierto en esto.


LA PALABRERA

Acojo en mi hogar
Palabras que he encontrado abandonadas en mi palabrera
Examino cada jaula y allí
Ladrando vocales y consonantes
Encuentro sucios verbos
Que lloran después de ser abandonados
Por un sujeto que un día fue su amo
Y de tan creído que era
Prescindió del predicado

Esta misma semana
Han encontrado a un par de adjetivos transtornados
A tres adverbios muertos de frío
Y a otros tantos de la raza pronombre
Que sueñan en sus jaulas
Con ser la sombra de un niño

Señalo entonces
A las palabras que llevan más días abandonadas
Y me las llevo a casa
Las vacuno de la rabia y las peino a mi manera
Como si fueran hijas únicas
Porque en verdad todas son únicas

Acto seguido
Y antes de integrarlas en un parbulario de relatos o canciones
Les doy un beso de tinta
Y les digo que si quieres ganarte el respeto
Nunca hay que olvidarse los acentos en el patio

A veces les pongo a mis palabras
Diéresis de colores imitando diademas
Y yo sólo observo como juegan en el patio de un poema

Casi siempre te abandonan demasiado pronto
Y las escuchas en bocas ajenas
Y te alegras, y te enojas contigo mismo
Como con todo lo que amamos con cierto egoísmo

Y uno se queda en casa
Inerte y algo vacío
Acariciando aquel vocablo mudo llamado silencio
Siempre fiel, siempre contigo

Pero todo es ley de vida
Como un día me dijo el poeta Halley:
«Si las palabras se atraen
Que se unan entre ellas.
Y a brillar
Que son dos sílabas»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s